Dani Puchades

Buscar

¿Cómo de fit es tu empresa?

[vc_row][vc_column css=».vc_custom_1560701587242{padding-bottom: 50px !important;}»][vc_column_text]Llevamos cerca de quince años relacionándonos con empresas preocupadas por mejorar el bienestar de su recurso más valioso, las personas que la componen, y podemos afirmar que el bienestar laboral está en auge, se ha puesto de moda. Nunca antes habíamos vivido tiempos donde la conciencia de las empresas por la práctica del bienestar fueran tan grande y eso es bueno, muy bueno.

Esta tendencia de mejorar hábitos saludables en las organizaciones conlleva a nivel mundial una mejor salud, por ende una mayor productividad, y la realidad nos muestra como los contextos profesionales se han convertido en un lugar idóneo para, no sólo mejorarlos, sino practicarlos. Esta moda es muy saludable, es muy productiva y esto también es muy bueno.

Antes de centrarnos en razones de peso que justifiquen su puesta en marcha, contextualicemos el bienestar, las empresas y ese estado fit partiendo de una pregunta concreta: ¿a qué nos referimos cuando hablamos de bienestar y empresas fit?[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_video link=»https://vimeo.com/670145928″ align=»center»][vc_empty_space][vc_column_text]Cuando hablamos de bienestar laboral nos referimos a todo aquello que las empresas hacen para que, de una manera muy resumida, los trabajadores se sientan bien, se sientan en forma. Lo solemos asociar al concepto FIT. Y su mejora se relaciona con la puesta en marcha de acciones que potencien todos aquellos elementos que permitan sacar el mejor estado fit de las personas que trabajan en la organización.

Las dos principales razones para la puesta en marcha de soluciones que mejoren el bienestar en las empresas las agruparía en dos grandes bloques: todo trabajo precisa de preparación y el dolor no es rentable.[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row equal_height=»yes» content_placement=»middle» css=».vc_custom_1560702057263{margin-right: 0px !important;margin-bottom: 30px !important;margin-left: 0px !important;background-color: #f4f4f4 !important;}»][vc_column width=»1/2″ css=».vc_custom_1560702025802{padding-top: 30px !important;padding-right: 30px !important;padding-bottom: 30px !important;padding-left: 30px !important;}»][vc_column_text]

El trabajo precisa de preparación

Mantener una postura sostenida durante varias horas, ya sea de pié o sentado, conlleva una alta exigencia física para la que no siempre nos preparamos ni estamos preparados.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″ css=».vc_custom_1560702022879{padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»][dt_fancy_image image_id=»4585″ width=»800″ height=»800″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Aunque a veces no lo parezca trabajar durante horas manteniendo una postura, ya sea sentado o de pie, supone una alta exigencia física con la que normalmente no se cuenta.

Según los datos del instituto nacional de estadística sobre salud pública:

Los principales tipos de enfermedad laboral fueron los problemas óseos, articulares o musculares que afectan principalmente a la espalda (28,3%), al cuello, los hombros, los brazos y las manos (18,5%), y a las caderas, las piernas y los pies (16,2%). Tras ellos se situaron las enfermedades ligadas al estrés, la depresión o ansiedad (12,8%)» INE

Tanto en trabajos estáticos como dinámicos, es la espalda la que sufre la mayor parte de la carga física afectando directamente, no sólo a la musculatura, sino también a las articulaciones y discos intervertebrales provocando daños que a la larga pueden resultar importantes.

Si a todo esto le añadimos el bajo tono muscular causado por la vida sedentaria y los efectos físicos del estrés en el entorno laboral, el puesto de trabajo se convierte en un lugar perfecto para la aparición y el desarrollo de lesiones, pero afortunadamente también en un sitio donde tomar medidas para evitarlas.

Realizar ejercicios de movilidad articular, estiramientos y aumento de la actividad vegetativa para preparar el cuerpo a primera hora de la mañana. Hacer pequeñas pausas activas para descargar las tensiones musculares a través de estiramientos o trabajo aeróbico de baja intensidad. O terminar la jornada con una vuelta a la calma respirando para que nos permita relajar todo el cuerpo pueden ser un ejemplo de medidas que podemos tomar para prevenir y/o combatir muchas de las dolencias.

Si, estamos hablando de ejercicio físico para mejorar el estado fit de las personas y de la empresa. 

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row equal_height=»yes» content_placement=»middle» css=».vc_custom_1560702057263{margin-right: 0px !important;margin-bottom: 30px !important;margin-left: 0px !important;background-color: #f4f4f4 !important;}»][vc_column width=»1/2″ css=».vc_custom_1560702025802{padding-top: 30px !important;padding-right: 30px !important;padding-bottom: 30px !important;padding-left: 30px !important;}»][vc_column_text]

El dolor no es rentable

No sólo es la desmotivación que lleva asociado, el dolor es causa directa de estrés, dificulta. la concentración y aumenta el número de errores que cometemos en el trabajo.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″ css=».vc_custom_1560702022879{padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»][dt_fancy_image image_id=»4587″ width=»800″ height=»800″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

El dolor en el trabajo se ha convertido en un hecho demasiado frecuente y extendido. Si nos fijamos sólo en el dolor de espalda y cuello, resulta difícil pensar en alguien de nuestro entorno que no haya tenido molestias en el último año. Los datos de la última encuesta de salud pública del Instituto Nacional de Estadística colocan el dolor cervical y lumbar en el primer lugar de las enfermedades crónicas que sufrimos los españoles:

Las enfermedades crónicas más diagnosticadas entre la población de 16 o más años son el dolor lumbar o cervical, que es señalado por casi 9,8 millones de personas (24’9% de la población)». INE

Por si esto fuera poco, el dolor de espalda está asociado a otras dolencias como dolores de cabeza, artrosis o depresión provocando niveles de absentismo laboral que alcanzan el 30%. Sin embargo, el problema no se reduce a los días en los que el trabajador se encuentra de baja. El dolor dificulta la concentración y aumenta el número de errores que cometemos… por no hablar de todo el malhumor y la desmotivación que es capaz de provocar. Definitivamente el dolor no es rentable, genera mal estar y tomar medidas en los contextos profesionales es muy acertado. 

Las buenas noticias son que mejorar el bienestar en las empresas es bastante factible aunque pensemos todo lo contrario. El inicio pasa por crear entornos saludables para promocionar hábitos a través de la creación de culturas de salud y productividad que perduren en el tiempo y evolucionen con las empresas. Se puede hacer de muchas maneras desde planes específicos de promoción del cambio individual y colectivo a largo plaza, hasta micro movimientos para comenzar la revolución fit de las empresas.

Aquí lo importante es saber detectar las necesidades de las empresas para valorar qué acción poner en macha para generar un gran impacto para la salud y la productividad de los trabajadores. Para mi, las dos preguntas claves son:

>> ¿Cuál es el estado fit de tu empresa?. Te servirá para valorar y detectar por donde empezar. Qué hábitos potenciar, qué elementos mejorar y qué acciones trabajar. Te propongo una manera subjetiva de evaluar el estado fit de tu empresa:

[/vc_column_text][vc_empty_space][dt_default_button link=»url:https%3A%2F%2Fgottrainingbienestar.typeform.com%2Fto%2FsRakKN47|target:_blank» size=»big» button_alignment=»btn_center» icon_type=»picker» icon_picker=»icomoon-the7-font-the7-heart-filled» icon_align=»right»]Calcular estado fit de tu empresa[/dt_default_button][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]>> ¿Qué haces para mejorar el bienestar de tu empresa?. Aquí no te puedo ayudar de manera directa, la respuesta la tienes tú.

A partir de aquí es cosa tuya. Nosotros te empujamos de manera práctica a dinamizar tu bienestar a través del desarrollo de elementos que permitan sacarle el máximo rendimiento al bienestar de tu empresa.

Si necesitas cualquier cosa puedes contactar con el equipo del Grupo Gottraining a través del email o de manera más directa por aquí.

¡A practicar el bienestar![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Compartir al mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras entradas

TME, snack movimiento y efecto camaleon.

El papel clave de los líderes en la lucha contra los TME

En el entorno laboral actual, los líderes desempeñan un papel crucial al promover los «snacks de movimiento» para prevenir los TME y fomentar la actividad física entre los empleados. Su participación activa en estas pausas activas establece normas de bienestar que contribuyen a una cultura laboral más saludable y activa, mientras aprovechan el efecto camaleón para influir en toda la organización y prevenir lesiones musculoesqueléticas.

Leer más >>
Sedentarismo

Combatir el sedentarismo laboral: clave para la salud y el bienestar.

Los últimos datos subrayan la importancia crítica de abordar el sedentarismo ocupacional como parte integral de la promoción de la salud en el lugar de trabajo. Desde la instalación de escritorios ajustables hasta la implementación de pausas activas durante el día laboral, hay muchas estrategias efectivas que pueden adoptarse para combatir el sedentarismo ocupacional y promover la salud y el bienestar en las empresas.

Leer más >>