Dani Puchades

Buscar

Mini Desafío 2. ¡Reduce el ruido, limita tus quejas!

queja

Un detalle importante sobre todo esto. Tenemos que saber que la queja, aunque a menudo la percibimos como una forma de desahogarnos o expresar nuestro malestar, en realidad puede tener el efecto contrario al que buscamos. Cuando nos quejamos constantemente, nuestro cerebro puede quedar atrapado en un ciclo de pensamientos negativos, lo que aumenta nuestra percepción de la situación como insatisfactoria. Y todo los que esté relacionado con no sentirnos bien, no mola.

Si somos capaces de limitar conscientemente nuestras quejas no solo nos ayudará a cambiar nuestra perspectiva y encontrar soluciones, sino que también nos ayudará a romper ese ciclo de pensamientos negativos y mejorar nuestra percepción general de la vida. Justos ahí es donde vamos a centrarnos esta semana. Vamos a tratar de reducir el ruido de nuestras quejas como punto de partida para entrenar a  nuestro cerebro a adoptar una mentalidad mucho más positiva y constructiva. De ahí, el mini desafío que te propongo en estos días: {¡Reduce el Ruido, Limita tus Quejas!}

Está estrechamente vinculado con el mini desafío que propuse la semana pasada, {Ponle un stop a tu queja}, donde nos embarcamos en un acción para ser más conscientes de la frecuencia con la que nos encontramos quejándonos en nuestro día a día. Fue un primer paso crucial para comprender la importancia de nuestras palabras y pensamientos en nuestra vida diaria. Ahora, como una continuación natural de ese proceso nos adentramos en un nuevo mini desafío para esta semana.

Lo detallo. 

{¡Reduce el ruido, limita tus quejas!}

¿En qué consiste este desafío?

Es simple. Esta semana te invito a limitar conscientemente tus quejas. ¡Boom!. Algo tan sencillo y complejo a la vez. Ya me contarás 

¿Cómo te propongo hacerlo?

Aquí tienes dos pasos muy concretos.

Paso 1. Respira profundamente: Antes de quejarte, detente por un momento y haz algunas respiraciones profundas y conscientes. Coge aire y expúlsalo de manera tranquila y controlada durante un minuto. Esto te ayudará a calmarte y aclarar tu mente antes de reaccionar emocionalmente. Después aprovecha para un micro momento de pausa y reflexión.

Paso 2. Pausa y reflexiona: Reflexiona sobre la situación directa que te genera la queja. ¿Es realmente algo por lo que valga la pena quejarse? ¿Hay algo que puedas hacer al respecto en lugar de simplemente quejarte?. Sin más. Busca razones de peso para limitar tus quejas diarias.

Durante este mini desafío, te animo a prestar atención a tus pensamientos y palabras. Quiero darle lógica a este reto. Quiero que generes impacto en ti de manera global, a través de micro acciones locales. La primera que te planteé con el mini desafío 1: ¿cuántas veces te encuentras quejándote durante el día?. Ahora pasmos al siguiente escalón con el segundo mini desafío: ¿son tus quejas realmente necesarias o podrías ahorrártela porque no te aporta nada?

Ya verás que algo tan sencillo en el marco teórico se convierte en algo tan complejo en la realidad. Las buenas noticias, todo esto de la queja se entrena. Y entrenarlo no es más que poner en marcha los dos mini desafíos que ya llevamos vistos.

Bien. Por ahora, hasta aquí.

Y recuerda que si te apetece participar en este desafío de manera más directa, ¡es fácil!.

Sigue estos pasos:

🚫 Reduce el ruido, limita tus quejas. Durante esta semana, haz un esfuerzo consciente para limitar tus quejas. Si te encuentras a punto de quejarte, detente y aplica los pasos mencionadas anteriormente.

💬 Comparte tu Experiencia. Antes, durante o después de completar el desafío, deja un comentario en el blog contándome como te fue. ¿Pudiste limitar tus quejas? ¿Qué estrategias encontraste más útiles?

¡Espero ver tus comentarios y reflexiones en el apartado de comentarios!  #RetoNoQuejarseFeb

Compartir al mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras entradas

TME, snack movimiento y efecto camaleon.

El papel clave de los líderes en la lucha contra los TME

En el entorno laboral actual, los líderes desempeñan un papel crucial al promover los «snacks de movimiento» para prevenir los TME y fomentar la actividad física entre los empleados. Su participación activa en estas pausas activas establece normas de bienestar que contribuyen a una cultura laboral más saludable y activa, mientras aprovechan el efecto camaleón para influir en toda la organización y prevenir lesiones musculoesqueléticas.

Leer más >>
Sedentarismo

Combatir el sedentarismo laboral: clave para la salud y el bienestar.

Los últimos datos subrayan la importancia crítica de abordar el sedentarismo ocupacional como parte integral de la promoción de la salud en el lugar de trabajo. Desde la instalación de escritorios ajustables hasta la implementación de pausas activas durante el día laboral, hay muchas estrategias efectivas que pueden adoptarse para combatir el sedentarismo ocupacional y promover la salud y el bienestar en las empresas.

Leer más >>