Dani Puchades

Buscar

Muévete cada día. Haz ejercicio de fuerza. Come lo más sano posible. Descansa lo suficiente.

Ahora quiero que vuelvas a leer el párrafo de arriba.👆 

– ¿Ya?. Pasemos al siguiente paso.

Vuelve a leer el primer párrafo. 

– ¿Si?. Una vez más, lee el primer párrafo. Te prometo que será la última o no… 

Léelo con calma. Te espero. 

Y ahora que lo has leído unas cuantas veces, probablemente se haya despertado en tu interior esa vocecilla que dice algo así como: “otro pesado que viene con la misma cantinela”. ¡Pues si!.

Hoy escribo estas líneas para reivindicar un mensaje que por muy simplista que parezca, no tenemos nada asimilado en nuestra rutina diaria. Un mensaje simplista con una serie de acciones que deberían de ser la base de todos, todas. Un mensaje simplista que genera mucho bien: da salud, da energía, da alegría, da rendimiento, da bienestar.

*Moverse cada día mucho más. No sólo unos mínimos pasos diarios (4.000). Si no todos los que podamos, cuantos más mejor. Y mucho más mejor, ser activos. Me explico. Tratar de no permanecer “inmóvil” mucho tiempo. No sentado, ni de pié. Cada 30 minutos muévete algo. Esto dará funcionalidad a tu cuerpo. 

*Ejercicio de fuerza. Necesitamos tener los músculos fuertes. Necesitamos cambiar el paradigma. Lo extraño no debería ser poder hacer una dominada, lo extraño es no ser capaz de hacerla. Lo extraño no debería ser poder sentarse en el suelo y después levantarse sin problema, lo extraño es no ser capaz de hacerlo. Y así con una gran cantidad de patrones de movimientos básicos que deberíamos (yo también me incluyo) ser capaces de hacer. Y para eso necesitamos tener un cuerpo fuerte para, hacia fuera, ser capaces de movernos bien y, hacia dentro, mejorar el funcionamiento del metabolismo. Lo normal es estar fuerte. No hablo de cuestiones estéticas. No te hablo del six pack. Te hablo de salud, de bienestar.

*Alimentación sana y equilibrada. Comida real. Más verduras y frutas. Más carne y pescado. Más platos de cuchara, menos envases de plástico con comida ultraprocesada y azucarada. El resultado de una buena alimentación está en lo que comes la mayoría de los días. Si algún día te das un capricho, ¡pues genial!. Pero que no sea una tónica.

*Descanso diario. El gran olvidado y, probablemente, uno de los más importantes. El cuerpo necesita descansar y recuperarse. Necesitamos sueño reparador y dormimos poco. Mucho menos de lo necesario. ¿Cuánto horas dormiste de media los últimos días?. Pues eso.

Y todo esto por qué. ¿A qué viene?. Tenemos que darle valor a este tipo de mensajes simplistas: muévete, ejercítate, aliméntate y descántate. ¿Lo haces?. Tengo mis dudas. A los datos me remito.

Un porcentaje muy alto de personas sedentarias, con obesidad, que no hacen nada de ejercicio diario, que no duermen más de 6 horas diarias y con dolor de espalda y estrés 😳

*Si quieres que concretemos más los datos, dímelo y los concretamos ; )

Datos subjetivos

Cada vez es más frecuente escuchar: “otro pesado que viene con la misma cantinela”. Y cada vez tengo más claro que poco se dice. Más pesados deberíamos de ser.

Cuando alguien te hable de esos mensajes sencillos y se despierte esa vocecilla en tu interior pregúntate cómo de bien los cumples.

  1. ¿Te mueves cada 30 minutos durante el día?.
  2. ¿Haces ejercicio de fuerza al menos 3 veces a la semana?
  3. ¿Comes comida fresca (verduras, fruta, carne, pescado,…) de manera habitual?
  4. ¿Duermes cada día un mínimo de 7 horas?

 

Y después de hablarte y de cuestionarte, despierta la curiosidad y pregúntate qué puedes hacer para mejorarlos. En ese punto conozco mucha gente que puede echarte una mano, incluso yo mismo ; )

Compartir al mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras entradas

TME, snack movimiento y efecto camaleon.

El papel clave de los líderes en la lucha contra los TME

En el entorno laboral actual, los líderes desempeñan un papel crucial al promover los «snacks de movimiento» para prevenir los TME y fomentar la actividad física entre los empleados. Su participación activa en estas pausas activas establece normas de bienestar que contribuyen a una cultura laboral más saludable y activa, mientras aprovechan el efecto camaleón para influir en toda la organización y prevenir lesiones musculoesqueléticas.

Leer más >>
Sedentarismo

Combatir el sedentarismo laboral: clave para la salud y el bienestar.

Los últimos datos subrayan la importancia crítica de abordar el sedentarismo ocupacional como parte integral de la promoción de la salud en el lugar de trabajo. Desde la instalación de escritorios ajustables hasta la implementación de pausas activas durante el día laboral, hay muchas estrategias efectivas que pueden adoptarse para combatir el sedentarismo ocupacional y promover la salud y el bienestar en las empresas.

Leer más >>